facebook-m24

Documentación

fotos y videos
ETAPA 7: ESSAOUIRA - PLAYA DE ESSAOUIRA

Reconfortados por el descanso que asegura un buen colchón, los participantes se dirigen a la playa de la coqueta ciudad costera marroquí. Por delante, 30 kilómetros de ribera a recorrer en la que es la etapa del triunfo para los resistentes pandas.

La euforia está presente y, también en el desfile final, hay que sortear algunas trampas. Concretamente tres tramos algo conflictivos con acumulaciones de arena, baches, piedras y surcos que van provocando el paso de más de 100 pares de ruedas. Algunos quedan atrapados, otros pinchan y la mayoría consiguen terminar la etapa entre pitidos de alegría y abrazos de satisfacción.

Algo ocurre en medio de todo este gran jolgorio final, y es que uno de los pandas tiene complicaciones y tras un percance aparatoso es atendido por el equipo médico quienes aseguran que todo quede en un susto y los participantes implicados no estén ni un segundo en peligro.

Concluye la sexta edición de Panda Raid y un año más el acopio de emociones es infinito. Parece mentira que en siete días se pueda vivir tanta diversidad de situaciones envuelta en valores humanos. Lo confirma Jordi(dorsal 103) que después de haber recorrido el mundo, durante un año, en un barco sabe bien en que consisten las verdaderas aventuras y cual es el secreto para que funcionen: "en estos viajes desafiantes que descubres y te enfrentas continuamente a cosas y escenarios nuevos es muy importante encontrarte arropado por el resto. En el barco siempre estaba el calor de la flota, funcionábamos como una sociedad cómplice. Con la comunidad Panda Raid puedo decir que he experimentado lo mismo, un compañerismo constante por encima de todas las circunstancias que hace que lo vivido sea un recuerdo inolvidable".

 

Fotos

Clasificación Etapa

Clasificación General

 
ETAPA 6: TANSIKHT - ESSAOUIRA

Los participantes se despiertan motivados para conquistar la sexta prueba del raid que les llevará a la ansiada playa de Essaouira, y a la no menos esperada ducha caliente y cama en condiciones. Sin embargo, en este juego la última palabra la tiene la naturaleza, y los planes y previsiones resultan inútiles cuando ésta decide improvisar.

De modo que las consecuencias de la lluvia de los dos últimos días lleva a la organización a cancelar la primera parte de la prueba, sector de pistas, que ha quedado intransitable. Con este cambio, la apuesta de los equipos consiste en no caer en el tedio al recorrer los muchos kilómetros de asfalto que se presentan por delante.

Pero con el Col de Tichka, con 2260 metros de altitud, a mitad de camino resucita de nuevo los sentidos. Comienzan alrededor de 190 Kilómetros plagados de curvas de todos los estilos, con cierto peligro, que cuesta recorrer más de tres horas. Los paisajes salvajes que ofrece el puerto, verdes y rojos junto con el tráfico rebelde marroquí despierta a cualquier conductor del aburrimiento. Pasado este excepcional tramo montañoso llegamos a la civilización y concretamente al caos excitante de Marrakech. Finalmente los pandaraiders pisan Essaouira y limpios, guapos y perfumados cenan todos juntos en una carpa del hotel donde se comparten los vídeos y las anécdotas del raid. En pocas horas la omnipresente arena por fin beberá del mar.

 

 

Fotos

Clasificación Etapa

Clasificación General

 
ETAPA 5:TAZOULAIT-TANSIKHT

No ha parado de llover en toda la noche y a algunos participantes les ha entrado agua en la tienda, por lo que descansar ha sido complicado. Para más inri nos enfrentamos a la que es la etapa más larga de todo el raid, 281 km, y con la acumulación de todas las travesuras que puede ofrecer el desierto de Marruecos.

Se trata de una prueba en autonomía y entre Alnif y Zagora los equipos llenan sus coches de combustible que tienen que saber administrar el resto de los más de 200 kilómetros. Comienzan los tramos de arena en los que el fallo en la navegación provoca que algunos pandas entren en zona de dunas y llegan los primeros atascos. Continuamos con pistas pedregosas, zonas de montañas y un tramo extenuante de toule ondule. La mecánica de los pandas, después de cinco jornadas movidas, suplica una tregua. Sin embargo, lo que obtienen los pandas, conforme avanza la ruta, es una sucesión de oueds bastante peliagudos. Uno de ellos convertido en un gran barrizal multiplica los problemas de los navegantes, algunos a punto de tirar la toalla. Así lo viven Alberto y Jaime (dorsal 96): "Al superar el oued, nuestro panda, con un ahogo, se apaga y no quiere arrancar. Bien, hasta aquí llegamos. Fue bonito. Pero el espíritu del Panda Raid es inagotable y el de nuestros amigos también. Haciendo frente a la ventisca que nos metía arena en los ojos y dificultaba el acceder a la mecánica (si decidiéramos repetir, no hay que olvidar unas gafas de ventisca), Santi y Luis Carlos (dorsal 101) se ponen a la faena. Su predisposición y su compañerismo es encomiable. Cambiamos el filtro de combustible. Seguía el ahogo. Cambiamos el filtro de aire. Sigue sin arrancar. Escupiendo arena, cerrando los ojos, cambiamos 2 bujías. Tampoco. Lo dejamos reposar. Santi sugiere utilizar el aire a pesar de estar caliente... ¡y arranca!. Solo funciona en altas revoluciones, pero se mueve".

A pocos kilómetros del campamento de Tansikht, parece que la prueba empieza a relajarse y atravesamos enormes mantas de piedras negras que el sol las pinta con brillos, seguidas de otra zona de pedruscos gigantes esta vez blancos y hasta aquí la calma. De pronto, hay que subir una retadora trialera llena de piedras en la que es imposible conducir a más de 1km/h. Sólo atravesar el atractivo Valle del Draa con sus palmerales y kasbahs devuelven el aliento a los pilotos, tras haber superado la prueba que más aguante ha requerido de todo el raid.

 

 

Fotos

Clasificación etapa

Clasificación general

 
ETAPA 4: MERZOUGA-TAZOULAIT

Una etapa dura, de 224 kilómetros, con muchos cambios de rumbo, condicionada por intermitentes tormentas de arena pero que ha sido bien toreada por los equipos. Aproximadamente unos 40 kilómetros después de la salida del campamento, atravesamos el relajante palmeral de Rissani para llegar a las primeras pistas. En este punto, una espesa niebla de arena se ha unido al viaje y no nos ha abandonado hasta terminar la etapa. Alrededor de 30 pandas se han desviado del camino marcado nada más empezar una zona de navegación, de unos 35 kilómetros de pistas paralelas de fácil rodaje y muy amplia; pero que ha causado un efectivo desconcierto entre los participantes por las frecuentes olas de fesh. Parecía que la cosa estaba al borde del descontrol, ya que las referencias marcadas en roadbook eran totalmente imperceptibles con esas condiciones climáticas. Sin embargo, como cuenta Kike (dorsal 109), aturdidos por la azaña algo fortuita, la mayor parte de los coches han reconducido y seguido el rumbo adecuado: “ He vivido una sensación de libertad impresionante en la hamada conduciendo en medio de la nada al ritmo que quería. Pero al mismo tiempo, también sentía miedo porque no tenía ni idea hacía dónde iba, no podía visualizar las referencias del roadbook, sabía que estaba perdido pero sólo podía seguir y seguir el rumbo. Y, no me preguntes cómo, pero finalmente he llegado directo por el trayecto marcado.” Esta percepción de Kike puede extenderse, fácilmente, a la experimentada por el 60% del resto de pilotos.

La etapa está a punto de recompensar con un oasis entre valles, pero para llegar hasta ahí los pandaraiders atraviesan una sucesión de lagos secos, los chot, uno especialmente lleno de baches y muy roto en algunas partes de la pista que ha hecho temblar la mecánica de los coches. Posteriormente Tafraute, un tramo de toule ondule con niebla, para afinar un poco más la paciencia, y llegamos al campamento.

Quizá la anécdota más espectacular de esta jornada ha sido la vivida por Luis y David (dorsal 65), que envueltos por la niebla de arena chocaron con una duna: “no veíamos ni a un metro de distancia, y, de pronto, dimos un salto y caímos de morro en un bloque de arena. Eso sí, pasamos cerca de siete horas arreglando el coche hasta poder llegar al campamento y ya estamos de nuevo listos para la jornada de mañana.”

Una vez en el campamento, el desierto ha vuelto mostrar su poderío con lluvia y un fuerte viento cargado de arena. Algunos, ante la confusión, han optado por irse a un hotel, otros se han rendido al desierto y resguardados en sus tiendas de campaña han dejado que éste incorpore otro registro de sensaciones - de las que se viven cuando sólo manda la naturaleza- a su memoria.

)

Fotos

Clasificación etapa

Clasificación general

 
ETAPA 3: MAADID-MERZOUGA

Esta etapa es la niña bonita del raid. Ha llegado el día en que los navegantes pueden agradecer al pueblo marroquí que les preste sus tierras para vivir esta experiencia. Estamos en la región de Er Rachidia, y a estas alturas del viaje todos han comprobado las carencias de recursos, especialmente en esta zona del país, de las aldeas y pueblos que visitamos. Hoy los pandaraiders han dedicado la mañana a visitar el Colegio Blaghma. Allí han descargado los 20 kilos de material escolar que han portado por equipo y que, con la colaboración de la ONG Camino del Sur, facilitará algo la educación de los niños marroquís. Los navegantes han pasado, por fin, un rato jugando con los chicos de la escuela, cara a cara y lejos de la carretera y del ruido del motor. El acto ha dado pie a que descubramos la faceta de "animador "entre uno de nuestros equipos. Se trata de Arturo (dorsal 118) que para disfrute de los niños ha aparecido inspirado y vestido de Teletubi y ha provocado las risas de todos ellos.

Después de dejar la escuela, la comunidad panda ha seguido rumbo a las dunas de Merzouga. A medio camino se ha puesto a prueba la navegación de los participantes mediante un ejercicio en el que debían de encontrar varias balizas en un espacio abierto. La etapa se ha complicado con la toma de arena en las mesetas desérticas y el fuerte viento que ha dificultado la visibilidad a ratos. De hecho Xavier y Joan (dorsal 34) se han salido de ruta al principio de la misma: "hemos recorrido más de 100km en dirección errónea. En un momento dado, hemos pedido ayuda a un local que nos ha invitado a su casa y nos ha echado una mano, y claro, nos hemos llevado una experiencia auténtica".

Otro de los momentos preciosos, ya tocando Merzouga ha venido de la mano de un embaucador pueblo minero semi abandonado en el que entre sus ruinas de adobe se veían antenas y paneles solares que utilizan las dos o tres familias que viven allí. A menos de 10 kilómetros del campamento, un río de arena de kilómetro y medio, rodeado de dunas, se ha echado la última carcajada de la jornada. Muchos de los coches, incluido algún todopoderoso vehículo de la organización, han ido hundiéndose progresivamente y se han quedado atrapados. La instantánea ha sido de un caos muy bien gestionado por el buen humor, la paciencia y coordinación. "Estamos muy contentos de cómo está respondiendo el grupo en esta edición. He visto como cinco y hasta seis participantes empujaban el coche y sin prisas iban a por el siguiente. Con 140 equipos puedes pensar que la diversidad de comportamientos es natural, sin embargo hoy he visto que el grupo entero está muy unido", comenta Juan Manuel Hernández, desde la organización.

Merece una especial mención el camión de mecánicos del raid, que muy entrada la madrugada seguían bajo las luces entrenando a los pandas para superar la siguiente ruta.

 

)

Fotos de la etapa

Clasificación etapa

Clasificacion general

 
<< Inicio < Prev 1 2 3 Next > Fin >>